?

Log in

No account? Create an account
LA INVESTIDURA REAL EN LA IRLANDA PRIMITIVA II - Estaremos vivos, por siempre! [entries|archive|friends|userinfo]
Iobhar

Usuario | Información de usuario
Calendario | Entradas en el diario

LA INVESTIDURA REAL EN LA IRLANDA PRIMITIVA II [Oct. 22nd, 2016|01:41 am]
Iobhar
[Tags|, , , ]
[Animo |creativecreative]
[Escuchando |Ken Parsons - Carolan's Ramble to Cashel]

Inauguration_of_the_chief_at_Tullaghoge.jpg
En un artículo previo habíamos tratado algunos aspectos significativos que ocurrían a propósito de la inauguración real en Irlanda, si bien ellos constituyen los procedimientos más relevantes en el ritual de entronización de los reyes de Irlanda, a estos se añadían otros no menos interesantes. En primer lugar abordaremos el más singular, denominado sughaim sine “succión del pezón”.

Consistió en una práctica en la cual los nobles y vasallos, succionando el pezón desnudo del nuevo monarca, no sólo reconocían la autoridad del nuevo rey, sino también su capacidad nutricia para sustentar a todo su reino; esta concepción se fundamenta en que para los antiguos irlandeses el rey en su inauguración se desposaba con la diosa de la soberanía, la tierra misma, y él era concebido como el mediador entre ella y su pueblo, por lo tanto cualquier adversidad o catástrofe generalizada sobre sus súbditos hacía patente su incapacidad para mantener su reinado.

Si un rey fracasaba en el sostenimiento de su gente sufría la occisión ritual, a cual debió de producirse de manera simultánea a la ceremonia inaugural del nuevo rey; ésta muerte se efectuaba generalmente en una ciénaga o turbera, cercana a la colina donde era inaugurado el nuevo rey, y durante el proceso al rey fallido le eran amputados los pezones. Así parece confirmarlo el hallazgo del cadáver de Clonycavan descubierto en una turbera y cuyo estatus privilegiado parece probado, el cual, además de mostrar evidentes signos de muerte violenta presentaba la mutilación de ambos pezones.

Pero la práctica del sughaim sine parece no ser algo exclusivo como parte del rito inaugural sino que fue un método habitual de reconocimiento y aceptación entre otros estratos de la sociedad, el mismo San Patricio en su Confessio ofrece testimonio diciendo:

“(...)Y antes de terminar la oración escuché detrás de mí a uno de ellos, que con fuerte voz me llamaba: - Ven, porque te recibimos con confianza; haz amistad con nosotros del modo que quieras. Y aquel día no quise chuparles el pecho, por temor de Dios; sin embargo esperaba de ellos poder prestar juramento por Jesucristo, porque eran gentiles. Y eso obtuve de ellos, y en seguida navegamos.”

Otro de los procedimientos vinculados al rito de inauguración de los reyes en Irlanda, y no menos singular, corresponde al fethcúarán o “zapato desparejado”. El uso de un único zapato parece haber sido un acto simbólico reiterativo en el ritual de inauguración regia en Irlanda, así por ejemplo Conchobar Ruadh, el día previo a la investidura real dejó un zapato suyo en el lugar de inauguración, haciendo evidentes sus intenciones de ser elegido como sucesor de Cú Chonnacht Mág Uidhir.

El ritual se cumplía del siguiente modo: el rey con sus pies desnudos permanecía sentado sobre el leac na righ o sitial regio, portando la espada real. El brehon u hombre de ley del clan recitaba para el rey electo las leyes que habrían de regular su conducta; tras lo cual el monarca juraba observarlos, para mantener las antiguas costumbres de la tribu, y gobernar a su pueblo con estricta justicia. Mientras tanto un oficial de noble linaje sostenía un zapato sobre la cabeza del monarca y lo arrojaba por encima de éste, para después calzarlo sobre el pié desnudo del rey.
Una vez hecho esto, el mismo u otro oficial noble, se acercaba portando una larga vara blanca y sin nudos; tras dar tres vueltas alrededor del rey, tomaba de él su espada, y le entregaba a cambio la vara blanca diciendo:

"Recibid Señor, la auspiciosa enseña de vuestra dignidad, y recordad imitar en vuestra vida y gobierno, la blancura, la rectitud y la ausencia de nudos de esta vara hasta el final, que ninguna mala lengua pueda encontrar causa alguna para afrentar el candor de vuestras acciones con oscuridad, que ninguna clase de corrupción, o lazo de amistad pueda pervertir vuestra justicia. Tomad pues sobre vos en esta hora afortunada el gobierno de este pueblo, y el ejercicio de los poderes que se os conceden, con total libertad y seguridad."

La corona era colocada en ese momento sobre su cabeza, siendo ésta realizada en oro repujado, y que en lengua irlandesa se denominaba mionn riogha, que significa birrete real. Entonces el rey sin moverse de su asiento giraba tres veces de izquierda a derecha, y otras tres veces de derecha a izquierda, para contemplar su territorio en todas las direcciones.
LinkReply